Mensajes, fantasías, sueños… todo eso cabe en los 140 caracteres de Twitter y en las espectaculares imágenes cargadas de filtros que compartimos en Instagram. Qué cantidad de matices se nos escapan entre las líneas de código de esas publicaciones, cuántas mentiras disfrazadas de realidad nos bombardean día a día, haciendo que nuestra vida sea todavía más miserable.

Sin embargo, pensandolo bien, la perfección no existe.

IMG_-jq3nwm

A veces me planteo qué hay de realidad en las vidas perfectas que nos presentan las personas a quien seguimos a través de la redes, y me gusta pensar que, tras esas máscaras de vidas felices, se esconden todo tipo de realidades que desconocemos por completo. Asomarme a ellas, e intentar imaginármelas, hace que en el fondo me parezcan más humanos.

¿Qué pasaría si tuviéramos la oportunidad, por un momento, de romper esa distancia y llegar a conocer de forma más profunda a nuestros ídolos virtuales? ¿Aceptaríamos el reto? Posiblemente, si levantásemos el velo irreal de las redes, descubriríamos que no es oro todo lo que reluce.

May, la protagonista de Sólo el Pasaporte, se enfrentará precisamente a esta situación. Lo que tendrás que descubrir a su lado es si después de saber la verdad sobre Daniel será capaz de seguir amándolo.

IMG_vd9swa

Sígueme en  Wattpad y averigua como empezó todo.

 

https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js